Hombro Doloroso

HOMBRO DOLOROSO

El “hombro doloroso” es una entidad que puede aparecer tras cirugía o no, y las estructuras implicadas en el origen de este dolor suelen ser: el manguito de los rotadores y las estructuras subacromiales. Aún así no debemos olvidar otras etiologías de dolor menos frecuentes aunque no por ello menos importantes.
El hombro se compone de 5 articulaciones: 3 verdaderas (esternoclavicular, acromioclavicular y glenohumeral) y 2 denominadas falsas (subacromial y escapulotorácica). El “manguito de los rotadores” está formado por los músculos supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor y se localiza en la región subacromial.

En “Instituto contra el dolor” el abordaje del hombro se realiza siempre guiado con ecografía permitiéndonos una exploración dinámica especialmente útil, pues nos permite un diagnóstico más exhaustivo y una mayor seguridad y efectividad en nuestros abordajes terapeúticos.

Una de las estructuras más importantes en el manejo del “hombro doloroso” es el nervio supraescapular. El nervio supraescapular es un ramo del tronco superior del plexo braquial (derivado de la unión de las raíces C5 y C6) que penetra en la fosa supraespinosa a través de la escotadura supraescapular por debajo del ligamento escapular transverso superior junto a la arteria supraescapular, desembocando posteriormente en la fosa infraespinosa. Da ramos para los músculos supraespinoso, infraespinoso y las articulaciones glenohumeral y acromioclavicular, así como, otro para la piel del tercio proximal del brazo.

  • El tratamiento del hombro doloroso puede consistir en:
  • infiltración intrarticular de corticoides.
  • plasma rico en plaquetas
  • células madres
  • hidrodilatación de la articulación.
  • radiofrecuencia del nervio supraescapular

Radiofrecuencia del nervio supraescapular:
Usado en tratamiento del hombro doloroso crónico, concretamente en las siguientes entidades patológicas: capsulitis adhesiva, hombro congelado, lesión del manguito de los rotadores, artritis glenohumeral secundaria a degeneración o inflamación.

Para dicho tratamiento se usa una sonda ecográfica lineal (7-13 MHz) que se coloca en plano coronal sobre la fosa supraescapular. El punto diana es por debajo del ligamento transverso escapular, donde podemos observar la arteria supraescapular que nos ayuda a la localización del nervio adyacente. La aguja se introduce en plano o fuera de plano indistintamente y se realiza estimulación buscando la movilización del hombro y sensación de parestesias en dicha zona. Esto nos da la certeza en la colocación de la aguja adyacente al nervio supraescapular. Posteriormente se realiza el tratamiento con radiofrecuencia pulsada durante aprox. 6 minutos y se infiltra anestésico local/corticoides.

Un estudio reciente publicado en el Pain Practice (1) compara con placebo la técnica de radiofrecuencia pulsada del nervio supraescapular con un seguimiento de 6 meses, concluyéndose significativamente mejores resultados con este procedimiento así como una mayor satisfacción del paciente.

Este tratamiento debe ir seguido de un programa de rehabilitación encaminado a restaurar la biomecánica de la articulación y mejorar la capacidad funcional de la misma.

(1) Gofeld M, Restrepo-Garces CE, Theodore BR, Faclier G. Pulsed radiofrequency of suprascapular nerve for chronic shoulder pain: a randomized double-blind active placebo-controlled study. Pain Practice 2012.

Si tiene alguna duda póngase en contacto